13.5 C
San Jorge
miércoles, abril 24, 2024
spot_img
HomeSaludLa hora sagrada

La hora sagrada

Los beneficios para la salud física y psíquica del “piel con piel” en las primeras horas de vida del recién nacido.

Por Elisa Ridolfo

Hoy reconocemos la importancia vital a corto y largo plazo de la primera hora de vida del bebé fuera del útero. Sabemos cuáles son las consecuencias de irrumpir ese momento tan valioso. Lo llamamos “hora sagrada” porque nadie debería tocarla, interrumpirla ni variarla. Es preciada y reconocida como uno de los momentos más vitales e importante en nuestro desarrollo.

El bebé que nace debe permanecer en contacto permanente piel con piel con la mamá los primeros 60 a 90 minutos, siempre y cuando no haya riesgo de vida. Si el bebé está en salud todos los controles de rutina y la colocación de vacunas y diversos test pueden y deben esperar y, en lo posible, los que se puedan hacer sobre el pecho materno.

Sabemos que cuando intervenimos la salud dañamos y este momento tan espacial y único que brinda muchísimos beneficios a la salud, del mismo modo, cuando es interrumpido puede llegar a provocar irreversibles situaciones e incluso, la muerte.

La organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que los recién nacidos que no requieran cuidados especiales deben entrar en contacto inmediato, piel con piel, con sus madres durante la primera hora después de nacimiento.

Beneficios

Se trata de un momento emotivo, sensible y único de encuentro, de reconocimiento, en el que el contacto precoz, tiene efectos positivos tanto en el corto como en el largo plazo.

La madre experimenta una descarga de oxitocina que favorece la instauración de la lactancia materna, ya que el bebé se encuentra especialmente receptivo, buscando una contención parecida a la que tenía dentro del útero.

Otro beneficio es la prevención de la hipotermia del bebé. El contacto piel con piel le permite regular la temperatura adaptándose mejor al medio aéreo.

También, reduce el estrés del bebé y la ansiedad de la madre, mejorando el vínculo afectivo entre ambos.

Un punto fundamental es que contribuye a la estabilidad fisiológica del recién nacido. Está científicamente comprobado que el contacto precoz piel con piel estabiliza la respiración y la oxigenación del bebé, mantiene sus niveles de glucemia, estabiliza la presión arterial, disminuye el llanto e incrementa el estado de alerta tranquila.

Un dato no menor es que respetar este momento disminuye la presencia de síntomas depresivos post parto y fortalece la autoestima de la madre.

La realidad

Después de leer esta información, querido lector o lectora, seguramente estarás pensando cómo las cosas hubieran sido diferentes si este momento tan valioso no hubiera sido interrumpido. Lamentablemente, no es común ver el respeto en la hora sagrada. Los bebés en su mayoría son alejados de sus madres, muchas veces no pueden verlos ni tocarlos, se los llevan a otra sala en donde se realizan los controles neonatales y luego son entregados al padre. En la mayoría de los casos, la madre ve al bebé cuando ya se encuentra en la habitación, el tiempo transcurrió y les han robado ese contacto tan valioso.

Somos mamíferos y, como tales, necesitamos reconocernos desde el contacto, el olor y el gusto. Cuando en el mundo animal uno aleja una cría de su madre evitando el contacto primitivo, ésta no lo reconocerá más e incluso lo abandonará y lo rechazará. El cachorro, al no ser alimentado y resguardado por su madre, en la mayoría de los casos muere si no hay un cuidador humano que lo asista.

Corte de cordón

Otro dato muy importante es postergar el corte del cordón umbilical hasta que deje de latir, cuando se torna de un color completamente blanco. Y para eso no tenemos que esperar ni un minuto ni tres, sino que el tiempo va a depender de cada caso específico, pudiendo durar hasta 40 minutos o incluso una hora.

Recordemos que no somos robots programados que nos activamos o desactivamos cuando un protocolo médico lo requiere. El pasaje del flujo sanguíneo que se produce en ese momento es beneficioso para el sistema inmunológico del recién nacido y aumenta las reservas de hierro, incluso hasta los 6 meses de vida.

Humanizar

Hablar de parto humanizado implica que el nacimiento de un bebé debe ser una experiencia segura y positiva para toda la familia. El parto debe ser tratado como un proceso natural, con la madre en el centro de la toma de decisiones y sólo se debe intervenir cuando el equipo de salud así lo disponga y por situaciones que así lo requieran.

Tanto la hora sagrada como el corte tardío del cordón umbilical son derechos que las personas gestantes y bebés tienen adquiridos y se especifican en varias leyes de nuestra normativa, como la 25929 de parto humanizado o la 17132 de ejercicio reglamentario de la medicina.

Debemos exigir que las mismas se cumplan. No existe protocolo que sea más poderoso que una ley nacional, tampoco existe ley provincial que pueda anular una ley nacional. Reclamá tus derechos, no permitas que los “protolocos” sin sentido te arrebaten momentos únicos, vitales y esenciales para la vida de tu hijo y para vos.

Esta nota es escrita en memoria de los bebés asesinados en el Hospital Materno Neonatal “Ministro Dr. Ramón Carrillo” de la provincia de Córdoba. Nunca más.

NOTAS RELACIONADAS
spot_img

MAS VISTAS

Secured By miniOrange