17.7 C
San Jorge
martes, abril 23, 2024
spot_img
HomeOpiniónPoder real

Poder real

Por Ruben “Kelo” Moreno

En estos días se han observado contradicciones y confusiones políticas, vino a la memoria una opinión de José Saramago (Premio Nobel de Literatura 1998) titulada “Los miserables”, haciendo referencia a la novela del poeta y escritor francés Víctor Hugo publicada en 1862, donde relata la historia de un hombre que pasó casi toda su vida en la cárcel por haber robado un pan.

Cuenta que al visitar Argentina en los tiempos del año 2000 lo indignó ver gente pidiendo comida frente a la legislatura. Eran reprimidos y algunos encarcelados, hoy seguramente esos hijos y nietos siguen viviendo esa angustia sintiendo el desprecio por ser víctimas de un sistema sin miramientos cuyo fin, ayudado por los distintos gobiernos, es seguir concentrando sus riquezas.

Son insaciables e impunes, porque saben que en estos 39 años de la recuperación de la democracia, la entrega de la política a la economía los transformó en el poder real -como suelen llamarlos-, justificando su inacción de no defender por incapacidad política construido culturalmente a través de los años.

La liviandad con que se manejan por la falta de proyectos para las mayorías al no implementar políticas de Estado, con acuerdos que cambien el sufrimiento que se sigue padeciendo; en estos tiempos hay un arco de personajes que se alejan de una convivencia democrática y menos aún de generar y acordar miradas para futuro.

Entra en la lógica del revés: se levantan los empachados de riquezas, cuya ansiedad generada por el desprecio los hace peligrosos para la salud social. Quieren quebrar el orden institucional, les molesta las urnas democráticas, nada les importa, son patriotas sin patria, utilizan la bandera flameando en el nombre de la libertad y la república planificando violar la Constitución.

Impresiona verlos perdidos en tiempo y espacio. Recorren los distintos medios bajando frases facilistas sin contenido lógico desde donde se mire, ya se vivió esta situación previo a lo que fue la dictadura cívico militar eclesiástico, donde se hablaba de corbatas de seda mientras se planeaba ese modelo económico que todavía se sigue sufriendo con esa matriz que trajo tanta tristeza y dolor.

Aparecen personajes que se alzaron contra la democracia convocando a integrante de las Fuerzas Armadas; pero lo que más duele es ver a referentes y militantes con su sombra histórica cultural transmitido por varias generaciones su “anti” con lo popular que dicen pertenecer. Ponen personajes históricos nefastos que son repudiados y lo seguirán siendo a través de la historia y terminan justificando a estos militares que persiguieron y desaparecieron a 30.000 y los comparan con los malos políticos y parece que lo terminan haciendo buenos, justificando así la teoría de los dos demonios.

Hay que estar alertas y no dejarse llevar por estas nuevas prácticas que solo tienen un objetivo: que el poder real se convierta en legal asaltando la democracia. No se debe cambiar  ideologías cegados por el odio, lastimando al otro con la palabra o físicamente, es solo otro humano conviviendo en lugares comunes, con otros pensamientos. 

NOTAS RELACIONADAS

El ojo

Agenda electoral

spot_img

MAS VISTAS

Secured By miniOrange