13.2 C
San Jorge
martes, mayo 28, 2024
spot_img
HomeSaludCuidado PersonalLa cosmética natural como opción de consumo consciente

La cosmética natural como opción de consumo consciente

La tendencia es elegir productos de cuidado personal que no perjudiquen el ambiente

por Chama M. Nóbile


En un mundo donde prima el capitalismo salvaje con sus imposiciones de consumo irracional, creando necesidades que no exiten de la mano del sistema que pone a todo una fecha de caducidad, hay un submundo que propone parar, observar, pensar y actuar en base a cuestiones reales.

Dejar atrás la tendencia de consumir sin sentido y por impulsos puede llamarse de varios modos de acuerdo al rubro que apuntan: slow food, slow fashion, movimientos zero waste o cero market y tantos más donde la consigna es básicamente la misma:realizar el mínimo consumo de productos tras una elección consciente para evitar impactar negativamente en el ecosistema.

La idea que prevalece es el “volver a las raíces”, a la comida hecha en casa, con productos de proximidad y origen agroecológico; la moda de segunda mano, la vuelta a las bolsas reusables para disminuir la invasión de plástico tanto en el mundo exterior como en nuestro propio cuerpo.

Son propuestas de acción que nos llevan a vivir de una manera más empática y consciente con el entorno y a consumir tratando de generar el menor impacto posible a nuestra alrededor.

Cosmética hecha en casa

Dentro de este contexto descrito muy acotadamente y que sin dudas, no menciona otras formas de “humanidad amigable con el ambiente” o “ecofriendly”, se inscribe el mundo de la “cosmética natural o artesanal”.

Este tipo de cosmética ya hace varios años que viene creciendo como una tendencia que se impone no por moda, sino por sus buenos resultados.

Hablar de cosmética natural o artesanal no hace referencia a las grandes corporaciones del rubro dedicadas a la belleza corporal bajo un aparente halo de “conciencia verde” o “greenwashing”. A éstas les dejamos sus costosas campañas de marketing y esas frases con palabras como “sustentable” que repiten hasta el hastazgo. No caer en su trampa es el desafío y su contracara son los emprendimientos que de una manera respetuosa con el ambiente y la naturaleza, ofrecen productos de cuidado personal que además, cuidan el entorno.

Cuando decimos “cosmética natural”, lo hacemos en referencia a quienes de manera amorosa elaboran productos cosméticos de forma artesanal, con respeto, conocimiento y cuidado de los recursos, sin grandes cadenas de producción, con embalajes que no generen basura y utilizando la sabiduría ancentral de pueblos originarios o bien de antepasados no tan lejanos.

Experiencia personal

Ingresé al mundo de la cosmética artesanal durante la pandemia de Covid-19. Si bien conocía y usaba este tipo de productos, me motivaba el hecho de poder realizarlos con mis manos y los recursos disponibles en mi entorno habitual.

El encierro de la cuarentena sirvió para tener el tiempo necesario para realizar cursos, comprar material de lectura y el primer combo de materias primas. Las primeras creaciones fueron jabones de glicerina enriquecidos cons aceites y activos vegetales y la elaboración de champú sólido.

Ya hace cuatro años que ese primer encuentro con la alquimia de plantas y otros elementos derivaron en un emprendimiento que hoy creció en otros rubros del cuidado personal y con el que puedo llegar a muchas personas interesadas en cuidarse cuidando el planeta.

Pero además pude entrar en contacto con otras mujeres que comparten estos mismos intereses y que al igual que yo, invntan “pociones” para fortalecer el cabello, reparar labios paridos, higienizarnos, calmar dolores, borrar arrugas…

Es un mundo nuevo donde hay mucho de intuición y poco de fórmulas perfectas ya que en las variaciones de lo que cada uno necesita, está el {exito de esta forma de cosmética personalizada.

En este ámbito no existe el testeo en animales y se utilizan plantas y hierbas que crecen en veredas, patios y balcones. Es un camino de aprendizaje que te lleva a descubrir que eso que mirabas como un mero “yuyo” es en realidad una fuente de poderosas virtudes para tratar afecciones o embellecer la piel.

Pero natural no es sinónimo de inocuo, sino que se refiere al origen vegetal de los compuestos y formulaciones y que hay que conocer en profundidad para evitar efectos adversos o indeseados.

Por esa razón la cosmética natural es muy personalizada y conocer a quienes la usan también esparte fundamental de su elaboración.

El aprendizaje es constante y cambiante de acuerdo a lo que ofrece cada estación del año, las situaciones personales y nuestro estado de ánimo. Es un camino de ida.

NOTAS RELACIONADAS
spot_img

MAS VISTAS

Secured By miniOrange