16.7 C
San Jorge
jueves, abril 18, 2024
spot_img
HomeRegionalesCañada de GómezLa ardua tarea de asistir a los animales indefensos

La ardua tarea de asistir a los animales indefensos

La existencia de perros comunitarios y los que están en situación de abandono trae aparejada una serie de problemas para la sociedad en su conjunto. Eli Duzevich es la cara más visible del grupo proteccionista Ángeles de Cuatro Patas y nos muestra las diferentes aristas de una problemática compleja y crónica.

Por Quique De María

Si bien la materia incluye a los gatos, es consabido que la realidad de los perros trae aparejados los problemas más visibles. Perros de la calle, callejeros, comunitarios, sueltos; muchos adjetivos se han utilizado a lo largo de los años para referenciarlos. Es consabido que se ha ido ganando en conciencia social y cada vez son más reconocidos los derechos de los animales en general. No obstante, la situación sigue siendo conflictiva. 

A propósito de este tema, El Impreso del Oeste dialogó con Eli Duzevich para sintetizar, a través de la mirada de la organización que ella representa, una síntesis del escenario cañadense. Existen otras entidades abocadas al tema, como Huellitas, La Protectora de Animales y Dulce Ronroneo (sólo se centra en socorrer a gatos). Ángeles de 4 Patas asiste exclusivamente a canes y, como nos explica Eli, es por ese motivo que con Dulce Ronroneo trabajan de manera coordinada y solidaria.

Elisabeth Duzevich tiene como medio de vida un taller de costura diseño y sublimación. Sin embargo, es difícil saber a qué actividad le dedica más tiempo. En realidad es sabido que las urgencias se manifiestan en cualquier momento del día, incluida la madrugada o fines de semana. Hay que sumar la gran cantidad de acciones que realizan para juntar fondos ya que siempre aparecen nuevos gastos.

Las principales dificultades que hay que enfrentar según Eli son: “falta de educación, las reiteradas situaciones en las que mucha gente deja a sus mascotas sueltas, la cantidad de pedidos que recibimos sin ser los destinatarios adecuados, la necesidad de una nueva ley o mejorar la 14.346. También hay mucha gente que todavía no ha tomado conciencia de lo importante que son las castraciones”. Este periódico solicitó su opinión sobre el funcionamiento del quirófano municipal: “El servicio siempre estuvo disponible y funciona de manera apropiada. No es esa la causa por la que no haya la cantidad de castraciones necesarias”. 

El nacimiento

Sobre los orígenes de la organización, la protagonista reseñó: “En 2017 había una perra comunitaria que siempre estaba en las inmediaciones del bar de Ocampo y Alberdi, un día apareció atropellada. Con Patricia Rodriguez ya habíamos tomado un par de casos y con este, se terminó definiendo el comienzo del grupo. La había llevado a casa en tránsito y a pesar de la atención, era una perra vieja, transcurrido un mes aproximadamente tuvo una descompensación renal y se murió”.

A lo largo de siete años hubo gente que se incorporó, salió, hubo recambios y en la actualidad, el grupo está integrado por Eli, Patricia Rodríguez, Ivana Munini, Romi Basso, Patricia Acosta, Mercedes Dahlsen y Magalí Mora. Se manejan de manera informal, sin personería jurídica. Esto es muy común en este tipo de agrupaciones, incluidas las de otras ciudades. Al respecto del marco legal para la agrupación, Duzevich manifestó que “en un momento se pensó, pero ante lo engorroso y el gran costo que implica el trámite decidimos no avanzar. Pero nunca descartamos de hacerlo en el futuro”. “¿No tienen local propio?” “Nunca tuvimos, pero la gente sabe cómo ubicarnos en nuestras redes”

Cada día un poco más difícil

Este medio le trasladó la inquietud acerca de si la actividad se ha mantenido en un grado de complejidad a lo largo de estos años o si ha habido algún cambio sustancial al respecto: “El trabajo se ha ido haciendo cada vez más intenso. Cada vez hay más animales, por lo que contaba de los vecinos esquivos a castrar, no hay un proceso educativo óptimo. La ley que protege a los animales, la 14.346, ya necesita cambios. Hay que ampliar los derechos de los animales, se necesita más educación y concientización en las escuelas y, muy importante, es necesario que se incluya en la normativa un Hospital Veterinario Público”.

Dos caras de la moneda

En cuanto a uno de los temas más polémicos en la materia, cuando un perro ataca a personas o incluso a otros animales, la activista puso de manifiesto que “hay que partir de la base que nunca es culpable el perro, nunca deben estar sueltos en la calle, tienen que tener un hogar. Cuando se presenta un caso, lo que nosotras hacemos es ir a hablar con los dueños; siempre estamos en la tarea de concientización”. Preguntada sobre la reacción de la gente visitada, respondió: “en general nos acercamos con mucho respeto y lo más frecuente es que podamos tener un buen diálogo y muchas veces con resultados favorables”.

Es menester destacar que este medio suele hacer coberturas periodísticas sobre casos de ataques caninos y no es extraño que terminen sin ninguna sanción penal. Es habitual que no se hagan denuncias o que las investigaciones se traben por falta de elementos. Muchas veces, todo queda en un asunto entre particulares. Cabe recordar algo que es de dominio público, en el sistema de justicia penal de esta jurisdicción, a la escasez de fiscales, jueces y personal en general, se suma un aspecto cualitativo: no existen áreas especializadas como en las grandes ciudades donde hay fiscalías abocadas a estas problemáticas. En el Distrito Judicial N° 6 con asiento en Cañada de Gómez, que atiende a distintas ciudades y localidades de 3 departamentos, los fiscales deben asumir causas que van desde un hurto simple a un homicidio calificado. 

También ocurre a la inversa. En muchas ocasiones asistimos a casos de maltrato animal. Eli Duzevich remarca que “falta una policía especializada, ya que la de acá no está habilitada ni capacitada para tareas de rescate en casos de maltrato. No tenemos una dependencia de la policía ecológica. Pero, además, luego del rescate no hay, desde lo institucional, adonde llevar al animal. Se termina apelando a la solidaridad de la comunidad que alberga transitoriamente”.

Adopción responsable

La adopción es lo ideal. Desde la organización se insta a no comprar. Sin embargo, no se trata sólo de encontrar adoptantes dispuestos. Ángeles de 4 patas Verifica que la familia que se vaya a hacer cargo del animal tenga compromiso de castración, posibilidades de brindarle atención veterinaria y cuidados en general.

“No siempre se logra dar con hogares de tránsito o gente dispuesta a adoptar. A veces es necesario rescatar a perros o perras que aún con dueños están en estado de abandono. En 2018 yo me hice cargo de Caramelo, una perra que hace poco debió ser intervenida quirúrgicamente por un problema en una pata, ya que previamente se había autoamputado. Ahora está bien y sigue conmigo”. A continuación, Eli describió el otro caso: “en 2019 Mercedes (Dahlsen) tomó el caso de Donna, otra perra con dueños, pero que estaba en situación de calle. Estuvo con Mercedes durante 3 años y hace 4 meses no pudo seguir sobrellevando su enfermedad y se murió”. 

Al hablar de las cuestiones relacionadas con la salud de las mascotas, Eli acotó: “Muchas veces nos llaman por que los perros vomitan, están decaídos o alguna otra afección, y es un error; los proteccionistas no estamos habilitados profesionalmente para brindar atención veterinaria. Si un perro se enferma deben llevarlo del profesional”.

Sobre las actividades y modos que tienen para solventar los grandes y permanentes gastos que demandan los distintos tipos de asistencias, Eli destacó los pilares para el sostenimiento del colectivo. “Desde la gestión de Stella (Clérici), siempre que hemos acudido, ante determinadas emergencias, hemos recibido aportes, también la ayuda del senador (Hugo Rasetto) con algunos fondos para actividades, porque las realizamos permanentemente: los recitales Ánimal Rock, venta de tortas, pastas, rifas; realizamos ferias americanas y economía circular. La gente dona ropa en buen estado, la reacondicionamos y se vende. También quiero destacar a los veterinarios de la ciudad, quienes nos hacen precio especial y además nos dan plazos muy elásticos para que paguemos”, enumeró.

Ángeles de 4 Patas es una de las organizaciones proteccionistas de Cañada que no para nunca. Y, sin embargo, el tiempo nunca les sobra. 

NOTAS RELACIONADAS
spot_img

MAS VISTAS

Secured By miniOrange