13.5 C
San Jorge
miércoles, abril 24, 2024
spot_img
HomeRegionales“Entrenadores de vida”, una formación para la prevención, atención y posvención del...

“Entrenadores de vida”, una formación para la prevención, atención y posvención del suicidio

Asociación Médica del departamento San Martín organiza una formación de acompañantes comunitarios para el trastorno del comportamiento suicida dictado por la Fundación Manos Unidas por la Paz.

Por Manu Abuela

Ya se encuentra abierta la inscripción destinada a profesionales del área de salud, seguridad, educación, justicia, medios de comunicación y personas que estén vinculados con el abordaje comunitario de la problemática del suicidio, que comenzará el viernes 14 de julio en San Jorge. La formación tendrá la finalidad de formar una red regional interventores comunitarios idóneos para el trastorno del comportamiento suicida.

La misma se desarrollará a través de seis encuentros presenciales de ocho horas de duración en las tres ciudades del departamento: San Jorge, Sastre y El Trébol.

Génesis

“El proyecto surge porque nosotros creemos que, desde nuestro lugar, tenemos los contactos y el conocimiento de dónde podemos recurrir para hacerle frente a esta problemática”, comentó a El Impreso del Oeste el doctor Alejandro Aguilera, director del Departamento de Educación y Promoción de la Salud de la Asociación Médica del departamento San Martín.

En 2019 la cantidad de intentos de suicidio y suicidios consumados en la población joven de la localidad de San Jorge -entre 14 y 21 años- triplicó la tasa media nacional, según datos de Unicef. Esta situación preocupó no sólo a los ciudadanos, que decidieron realizar marchas y movilizaciones, sino también a las autoridades e instituciones, conformando el Comité de Crisis, intentando delinear estrategias de abordaje y atención con la Secretaría Salud Mental de la provincia.

La Asociación Médica no se encontró ajena a los acontecimientos y, en este marco, decidieron organizar una charla con el médico psiquiatra y psicoterapeuta Lucas Raspall sobre adicciones y suicidio ese mismo año. Aguilera expresó al respecto que “esa charla realizada en el 2019 surgió a partir de que el departamento superaba ampliamente la media de suicidios, por eso lo convocamos. Fue él quien nos hizo el nexo con la Fundación Manos Unidas por la Paz. Lo importante era que no quede sólo en una charla, sino generar un aporte desde la institución a la comunidad”.

Así, planificaron para el año siguiente -2020- la realización de la formación de acompañantes comunitarios para el trastorno del comportamiento suicida, dictado por los licenciados Ernesto Páez y Martín Álvarez, expertos en la materia. Pero la situación epidemiológica del covid-19 hizo que éste, como muchos otros proyectos, quedaran en stand by.

“Pasada la pandemia decidimos retomar esta formación, porque creemos en la necesidad de forjar agentes de cambio y redes comunitarias en nuestra región”, dijo Mariela Dondich, encargada del Departamento de Prensa y Difusión de la institución.

La propuesta

“Un poco a sugerencia de los profesiones nucleados en Asociación Médica, convocamos para la formación a todos los actores que tienen intervención en una situación de suicidio. No nos olvidemos que en estas situaciones muchas veces los que toman primero contacto son bomberos, un educador de algún club o escuela, personas de diversas áreas y no sólo de los efectores de salud. Por eso, creemos que es conveniente formar una red donde estén capacitados el personal de salud y todos”, dijo Aguilera.

La propuesta se llevará adelante por la Fundación Manos Unidad por la Paz “Entrenadores de Vida”, cuyo presidente es Ernesto Rubén Páez, doctorado en psicología, docente universitario, investigador y supervisor en el campo suicidológico.

El especialista en la materia, coautor de la ley nacional 27130 para la Prevención del Suicidio en 2015, expresó a El Impreso del Oeste que “comenzamos a trabajar la problemática del suicidio desde el equipo de profesionales que integran la Fundación Manos Unidas por la Paz desde el año 1997, interviniendo primero en la Provincia de Jujuy, donde por diferentes factores se presentaba la problemática con incidencia en adolescentes y jóvenes -como ocurre en San Jorge- y luego en otras provincias como Catamarca, Tucumán, Mendoza, Santa Cruz, Salta y Jujuy. Algunos los tuvimos a cargo desde  el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación”.

En efecto, la fundación es una Institución que desarrolla sus actividades desde 1997, con sus sedes de acción en las provincias de Jujuy y Buenos Aires. Además tienen influencia en toda la República Argentina y países latinoamericanos. Buscan, entre sus objetivos, crear programas, proyectos y formaciones de capacitación y actualización de actores sociales en temáticas que favorezcan la calidad de vida y que promuevan un  equilibrio psicofísico, social, ambiental y cultural  de las personas, teniendo en cuenta los derechos humanos y los de los  niños, niñas y  adolescentes.

“Desde el programa de Prevención, Atención y Posvención del Suicidio ´Entrenadores de Vida´ venimos trabajando desde la promoción de la salud, en la difusión de la ley 27130 en todo el territorio nacional, como así también desde el instituto ´Con-ciencia´ en el desarrollo de capacitaciones y formaciones en el campo suicidológico. El diplomado en Suicidología que se dicta en conjunto con varias universidades y el curso de Interventores comunitarios para el comportamiento suicida, que es el que traemos al departamento San Martín desde julio”, aclaró Paez.

Con un cupo limitado de 120 interventores y un costo de $2000 por encuentro, la formación abarca seis ejes temáticos que conducen a una visión integral de la problemática. El primero de ellos, que se desarrollará en el encuentro del 14 de julio en San Jorge, servirá para introducir a los asistentes al estudio de la suicidología. El segundo, a realizarse el 11 de agosto en Sastre, dialogará sobre la importancia de la intervención comunitaria, la evaluación, la intersectorialidad y la corresponsabilidad. El 1 de septiembre se dictará el tercer encuentro en El Trébol, desplegando el eje de prevención y posvención del suicidio en el ámbito familiar.

El encuentro cuatro se llevará a cabo el 29 de septiembre en San Jorge y abordará el eje educativo, sobre la prevención y posvención en dichos ámbitos y la gestión administrativa y pedagógica. En el penúltimo encuentro, a realizarse el 20 de octubre en Sastre, se hará foco en la intervención desde los ámbitos de la salud, abordando cuáles son las conductas de riesgo y autodestructivas para la protección de derechos y el acompañamiento a personas en crisis. Y el último, que se hará el 10 de noviembre en El Trébol, tendrá como objetivo dialogar sobre las redes comunitarias, la comunidad suicidológica, la actuación de los medios de comunicación, y se evaluarán los proyectos comunitarios realizados durante el proceso educativo por los interventores en formación.

Con respecto a las locaciones, Dondich expresó que “elegimos San Jorge, Sastre y El Trébol porque son las únicas tres ciudades del departamento -el resto son comunas-”. El salón de Amsafe –Corrientes 2160– será la sede de San Jorge, el Centro Cultural Municipal –Jorge Ortíz 1780– el de Sastre y el Centro Cultural Cervantes –Rosario 780– la de El Trébol. “Agradecemos a las tres municipalidades por haberse sumado y por su predisposición, ya que auspician, colaboran y ceden los espacios para que se pueda realizar. Los tres Concejos Municipales declararán de interés a la formación. Además, contamos con la ayuda de la diputada provincial Lorena Ulieldin y de la senadora provincial Cristina Berra”, agregó.

Redes

“El suicidio constituye un problema de salud pública, por encontrarse entre las primeras causales de muerte en niños y jóvenes, en muchos de los países del mundo, entre los que se encuentra la Argentina. Con respecto a San Jorge y la región, justamente, comenzar a trabajar de lleno nos brindará elementos para poder conocer dentro de la multicausalidad que caracteriza la problemática, cuáles son los factores que predominan en la región. Lo que sí debemos tener en cuenta es que cada suicidio supone la devastación emocional, social y económica de numerosos familiares, amigos y la comunidad en general y de allí la importancia de esta formación, para crear personal capacitado en estos momentos”, expresó el especialista Paez.

De izquierda a derecha, Alejandro Aguilera, Ernesto Paez, Martín Álvarez y Mariela Dondich.

Si bien no existen recetas para curar esta problemática, acciones como éstas nos ayudan a dar los primeros pasos para crear profesionales idóneos en la asistencia de las personas a las que atraviesa.

“Creemos en la capacitación y en la formación permanente, construyendo en esta oportunidad y bajo este contexto redes comunitarias de personas preparadas. El impacto de este proyecto no es medible, en términos cuantificables. Pero si el día de mañana tenemos la certeza de que con estas acciones podemos modificar la realidad de una persona al menos, ya justificaría todo”, finalizó Aguilera.

NOTAS RELACIONADAS
spot_img

MAS VISTAS

Secured By miniOrange