20.7 C
San Jorge
jueves, abril 18, 2024
spot_img
HomeRegionalesCañada de GómezEl consultorio odontológico del CIC de Las Parejas recibe cada vez más...

El consultorio odontológico del CIC de Las Parejas recibe cada vez más pacientes

“Nos genera satisfacción ver la cara de una persona que hace 15 años que no se animaba a sonreir pero ahora lo puede hacer gracias a una prótesis que se le hizo en el consultorio odontológico del dispensario municipal”, expresó orgulloso el director del Área de Salud de la Municipalidad de Las Parejas, Nicolás Lapetina, quien dialogó con El Impreso del Oeste sobre el trabajo que se está haciendo en la atención de pacientes odontológicos dentro del dispensario que funciona en el Centro de Integrador Comunitario (CIC) en el marco de un convenio que existe entre el efector de Salud y la Facultad de Odontología de la Universidad Nacional de Rosario (UNR).

“Antes de la pandemia, se había firmado un convenio entre la Facultad de Odontología de la UNR y la Municipalidad para darle la oportunidad a estudiantes de Las Parejas para realizar pasantías allí. Luego la pandemia cortó todo y se cayó el acuerdo”, comenzó relatando Lapetina.

Al respecto contó que la casa de altos estudios cuenta con “un programa muy interesante sobre reinserción laboral de profesionales que por alguna razón habían salido del sistema, como por ejemplo mujeres que dejaron la actividad al tener a sus hijos. En ese contexto con la Municipalidad volvimos a realizar un convenio con la Facultad para poner en funcionamiento el consultorio de odontología que estaba disponible desde 2019”.

Desde ese momento el consultorio ubicado en el dispensario del CIC Las Parejas comenzó a ser atendido por tres profesionales que viajaban desde Rosario tres días a la semana. “Los lunes viene una odontóloga pediátrica, los miércoles otra profesional que se dedica a la parte de ortodoncia y reparaciones y los viernes otra odontóloga que hace prótesis dentales, reparaciones y operaciones”, indicó el médico.

La sorpresa

“Cuando pusimos en marcha el consultorio, instauramos un sistema de turnos para organizar el trabajo y de inmediato vimos que existía un gran agujero respecto a la falta de atención odontológica de gran parte de la población”, relató Lapetina.

El funcionario indicó además que “hasta ese momento en el consultorio del hospital había un profesional que atendía a casos que muchas veces ya no tenían solución, pero con este convenio lo que se buscaba era apuntar a la prevención y a la atención primaria especialmente en los chicos para corregir a tiempo los problemas bucales y lograr una mejora en la salud”.

La demanda de la población que asiste al dispensario hizo que se debiera agregar un cuarto día de atención que se utiliza para abarcar a los casos nuevos que ingresan a este sistema. “Ese día se hace la primera consulta del paciente donde se hace una evaluación de la boca para derivarlo a cada especialista de acuerdo a lo que ese paciente necesita”.

Lapetina explicó que en un principio “la proporción en la atención era de 80/20. Es decir que en un 80% eran primeras consultas y un 20% de reparaciones pero en la medida que los pacientes fueron entrando al sistema la cifra cambió a un 60% de reparaciones y tratamientos y un 40% de primeras consultas”.

En la actualidad el número de turnos mensuales es de 120 en promedio, más los turnos de primeras consultas que se atienden los martes y que rondan entre los 10 y 15 pacientes mensuales”, explicó el director de Salud y a la vez advirtió que “encontramos un déficit muy importante en cuanto a la salud bucal en general de la población y no solo en los pacientes llamados ‘hospitalarios’ sino también en aquellos que están dentro del sistema de obras sociales ya sean sindicales o prepagas que en muchos casos tienen prestaciones deficitarias en odontología”.

Sobre este último punto Lapetina aseguró que “se nos viene superponiendo la atención de estos pacientes y nos encontramos que hay un 50% de gente con obra social que, sin embargo, viene al consultorio del CIC, que aún continúa siendo gratuito”.

“Estamos evaluando cómo proseguir ofreciendo un servicio de calidad ya que sólo tenemos un día más para agregar a la atención de pacientes, pero debemos tener en cuenta que hay casos en que el atendido debe tener una continuidad relativamente corta para que el tratamiento cumpla efecto pero a la vez, al tratarse de una consulta gratuita hay un alto grado de ausentismo”. 

Sobre la demanda de atención, que se realiza a través de turnos que deben sacarse de manera presencial al CIC –para evitar que lo hagan a través del teléfono y después no vayan-, Lapetina comentó que “el lunes último dimos 192 turnos. Es decir que ya están cubiertas las atenciones de lo que resta de mayo, de todo el mes de junio y hasta mediados de julio para no dejar a nadie afuera”.

“Semejante demanda nos llena de orgullo y significa que el trabajo que se está haciendo le sirve a la gente y esto hay que darlo a conocer porque logramos dar respuesta en un área que tenía carencias y que era necesario atender y que a la población le sirve”.

Respecto a los costos de la atención Lapetina aclaró que “la idea era manejarse con una proporción de entre 10 pacientes que seis sean sin obra social, tres de Pami, uno con obra social. Sin embargo esa proporción luego termina desvirtuándose de acuerdo a la demanda y este momento la proporción es 50/50”.

En ese sentido el municipio cubre los costos relacionados a los gastos básicos de lo que es el recurso humano y el mantenimiento de la sala. En cuanto al sistema de prótesis explicó que “en este caso la Municipalidad no interviene. Hoy en día una prótesis puede estar en el sistema privado en un costo de 80 0 100 mil pesos como mínimo y aquí los pacientes abonan entre tres y 10 mil pesos, según el caos. Pero aquí no interviene el Municipio sino que es un acuerdo entre el odontólogo y el y la Facultad que es de donde viene la prótesis. Allí es el paciente el que tiene que aceptar o no el gasto que es muchísimo menor que en el sistema privado”.

Método exitoso

El secretario de Salud municipal destacó que “teníamos el objetivo de ir cubriendo las áreas donde veíamos falencias y fuimos abarcando mejoras en atención oftalmológica, cardiológica, psiquiátrica, de consumos problemáticos y pediatría. Empezamos probando para ver la respuesta de la gente y nos encontramos con huecos en varias especialidades del sistema de salud tanto en el hospital como en el dispensario”.

“En muchos casos nos encontramos con situaciones de vulnerabilidad que no están cubiertas y que nos obligan a buscar soluciones que no demanden costos inmensos y que a la vez sean efectivas y en el caso del consultorio odontológico tenemos un sistema de costo/beneficio por paciente que no sobrepasa los 1.500 pesos, que en este contexto económico no significa nada”.

“Nos genera satisfacción ver la cara de una persona que hace 15 años que no se animaba a reirse pero ahora lo puede hacer gracias a una prótesis que se le hizo en el consultorio odontológico del hospital. Poder mostrar de nuevo sus dientes frontales les proporciona una alegría mayor que haber ganado el Quini 6”, expresó con alegría.

“Es increíble lo que cambia la autoestima de una persona poder contar con una dentadura saludable”, destacó.

Actualmente el municipio posee cuatro dispensarios. Uno donde se atiende cardiología, pediatría, fonoaudiología y psicología; otro que funciona como vacunatorio que está en barrio Belgrano; otro en el barrio El Chaparral que además de cardiología, psicología y el consultorio del adolescente con la especialidad en ginecología que trabaja sobre reproducción sexual y en la sede del CIC, donde funcionan las secretarías de Salud y Desarrollo Social, también está el dispositivo territorial y el  consultorio de odontología que se estrenó en marzo de 2022 y desde entonces trabaja en forma ininterrumpida.

NOTAS RELACIONADAS
spot_img

MAS VISTAS

Secured By miniOrange