17.7 C
San Jorge
martes, abril 23, 2024
spot_img
HomeSociedadLos viajeros que recorrieron el mundo para atrapar un sueño

Los viajeros que recorrieron el mundo para atrapar un sueño

Candelaria y Herman Zapp querían unir Argentina y Alaska en un viaje de seis meses, pero el camino los llevó a recorrer el mundo a lo largo de 22 años

Por Ruth Oitana

Durante el fin de semana del 15 y 16 de abril, se desarrolló en la ciudad de Santa Fe la 1º Expo Show Business “Estilo Motorhome, naturaleza y aventura”. Hasta allí fuimos junto a unos amigos con los que soñamos poder, alguna vez, salir a recorrer caminos a bordo de una “casa rodante”. Al ir pasando entre los expositores donde podían encontrarse vehículos sofisticada y onerosamente preparados para llevar la casa a cuestas, hasta versiones más “caseras” de armar un lugar donde vivir adentro de un vehículo, nos topamos con un Graham-Paige de 1928 y la historia maravillosa de un viaje que fue “el viaje de su vida” de Candelaria, Herman y sus hijos.

La curiosidad nos llevó a empezar a intercambiar algunas palabras con Candelaria, quien muy diligente contestaba mientras se sacaba fotos con los visitantes y a la vez vendía los libros que relatan la historia de 22 años viajando por el mundo.

Gente como uno

Tal como lo dice la oreja de tapa de su primer libro “Atrapa tu sueño”, Candelaria y Herman son la clase de gente con la cual uno puede identificarse. Tienen sueños, amores, miedos y sin poseer más posibilidades que cualquiera, se animaron allá por el año 2000 a embarcarse en el viaje de su vida.

Ambos crecieron en el interior de la provincia de Buenos Aires y se conocieron cuando sus familias se mudaron a Capital Federal, cuando aún eran niños. Ya adolescentes comenzaron un noviazgo que duró 10 años y luego se casaron. Ya habían cumplido seis años de matrimonio cuando les empezó a picar el bichito de tener hijos y a la vez, reconocieron que el sueño compartido de viajar por América debía cumplirse en breve, antes de que llegara la descendencia. Fue así que organizaron un viaje hasta Alaska que realizarían con la mochila a cuestas, a lo largo de seis meses.

Candelaria trabajaba como secretaria y Herman como electricista. Un par de meses antes de la fecha prevista para partir, Herman compró un auto antiguo y le propuso a su esposa viajar con él. Al principio Candelaria no quiso saber nada, pero de a poco fueron evaluando las “ventajas” de viajar en un auto, con más equipaje y que, además, les podría servir de refugio…

Contra todas las recomendaciones familiares y de amigos y sin ningún itinerario fijo, partieron entonces el 25 de enero de 2000. No tenían conocimientos de mecánica, y contaban con algo de plata ahorrada y con un montón de sueños y esperanzas de poder llegar hasta Alaska.

El primer día de viaje, solo lograron recorrer 55 kilómetros por un problema en las ruedas de madera del viejo auto, tampoco sabían cuándo se quedarían sin nafta, ni cuántos kilómetros podían recorrer con un litro de combustible (el marcador no andaba). Era una época donde los celulares no eran habituales y pedir ayuda a lo conocidos tampoco era una opción. Allí empezó su aventura.

Vuelta al mundo

“El secreto para cumplir un sueño es empezarlo”, dicen los Zapp y resumen: “Comenzamos en enero de 2000 siendo una pareja a bordo del Graham-Paige con un tiempo de viaje estimado de seis meses con destino a Alaska, con poco dinero, sin conocimientos de mecánica y un auto en no buenas condiciones, pero con todas las ganas de viajar”.

El regreso fue 22 años después siendo una familia de seis integrantes, en el mismo vehículo modificado. “Le dimos la vuelta al mundo, recorrimos 102 países, nos quedamos sin dinero y regresamos con cuatro libros publicados, habiendo dormido en dos mil hogares, aprendiendo de mecánica en el camino y con el auto en mejores condiciones”.

Cuando se le pregunta qué fue lo que más les gustó y el mayor aprendizaje de este viaje, Candelaria contestó sin vacilar “aprendimos que los sueños le dan sentido a la vida, el amor le da una razón y los desafíos le ponen el sabor. Lo que más nos gustó fue conocer a la humanidad”.

A su vez, Herman acotó “vivimos situaciones que nunca hubiéramos pensado tener. En Africa se nos rompió el auto y por eso pasamos Navidad en un orfanato, fue una experiencia increíble para todos, especialmente para los chicos”.

La familia Zapp está compuesta por Candelaria, Herman y sus hijos, Nahuel Pampa, Lucas Tehue, Paloma Huyaa y Marco Wallaby. Actualmente Pampa (20) estudia cine en Córdoba, Lucas (18) está terminando la secundaria y el resto sigue en la escuela formal. Durante el viaje, fue su mamá quien funcionó como maestra y era el nexo entre el Ministerio de Educación y sus hijo-alumnos.

Quienes quieran conocer más de la historia y las peripecias de la familia Zapp en su viaje por cinco continentes pueden hacerlo a través de sus libros “Atrapa tu sueño” , “Atrapa tu sueño, con ganas”, “Atrapa tu sueño de una vez” y “Atrapa tu sueño sin excusas”. El primero ya lleva 16 ediciones. 

NOTAS RELACIONADAS
spot_img

MAS VISTAS

Secured By miniOrange