20.7 C
San Jorge
jueves, abril 18, 2024
spot_img
HomeSaludQue no te pique

Que no te pique

Por Dr. Bruno Dellavia, médico general y de familia – MP 6739 L4 F16

Con la presencia de los días cálidos y húmedos se produce un aumento de la aparición de distintos mosquitos y, dentro de ellos, el aedes aegypti, el cual trasmite la enfermedad del dengue. En los últimos años, mediante diversos informes de la Organización Mundial de la Salud -OMS-, se produjo un aumento de la incidencia y gravedad en América Latina.

La principal fuente de contagio es a través de la picadura de mosquitos infectados, nunca de una persona a otra, ni a través de objetos o de la leche materna. Sin embargo, aunque es poco común, las mujeres embarazadas pueden contagiar a sus bebés durante el embarazo. Estos mosquitos también son responsables de la transmisión de otras enfermedades, como son chikungunya, zika y fiebre amarilla.

Prevenir

Hay ciertas acciones que se pueden realizar para prevenir ser picados por el mosquito transmisor del dengue. La principal forma de proteger el contacto con el cuerpo es evitando la picadura con repelentes. Además, es importante mantener los espacios abiertos, limpios y ordenados para evitar que los mosquitos depositen los huevos -tapas, latas, botellas, etc-, eliminar los desechos sólidos de las mascotas y posibles habitad artificiales.

Se recomienda cambiar el agua de bebederos de animales, colectores de desagües de aire acondicionado o lluvia, dentro y fuera de la casa, cada tres días. Se deberán frotar las paredes de los recipientes o piletas con una esponja o cepillo a fin de desprender los huevos del mosquito que puedan estar adheridos y tapar los tanques y recipientes que se usan para recolectar agua.

También realizar fumigaciones biológicas en los productos que atraen mosquitos como maderas y neumáticos, y en zonas estancables, pero la fumigación no es suficiente para eliminar el mosquito. La aplicación de insecticidas es una medida de control destinada a eliminar a los mosquitos adultos, pero no es útil para eliminar los huevos ni las larvas. Su implementación debe ser evaluada por las autoridades sanitarias, ya que sólo se recomienda cuando se detectan los casos con sospecha de dengue y para aquellas áreas donde está confirmada la presencia del mosquito vector, y siempre debe ser acompañada por acciones de control y eliminación de todos los recipientes que acumulan y puedan acumular agua en las casas y espacios públicos.

El Dr. Bruno Dellavia, médico generalista y de familia.

Es importante para prevenir las picaduras del mosquito, usando siempre repelentes, siguiendo cuidadosamente las recomendaciones del envase o repelentes de ambiente, como espirales y tabletas. Utilizar ropa clara que cubra los brazos y las piernas, especialmente durante las actividades al aire libre es una buena opción y colocar mosquiteros en puertas y ventanas. Además, cuando sea posible, usar ventiladores o aire acondicionado en las habitaciones y proteger cunas y cochecitos de bebés con telas mosquiteras.

Síntomas

Los síntomas del dengue no se manifiestan de forma instantánea. En cambio, inician luego de un período de incubación que puede abarcar entre cinco y ocho días luego de la picadura inicial.

Los principales síntomas de la enfermedad son la fiebre alta -como síntoma característico-, erupciones en la piel -especialmente en el cuello y los brazos-, náuseas y vómitos, sensación de debilidad y malestar general. El dolor muscular, articular, de cabeza y atrás de los ojos también puede indicarnos que estamos infectados, como así también el sangrado leve en la nariz y en las encías y dolor de garganta y tos seca.

Hasta el momento, no existe un tratamiento específico para combatir al dengue. De hecho, es una enfermedad con una gran tasa de mortalidad, que alanza a un 2,5% de los casos, motivo por el que la prevención es la mejor medida que se puede tomar, así como el diagnóstico temprano.

Sin embargo, el acompañamiento médico resulta fundamental para evitar que el cuadro se agrave, aliviar los síntomas y prevenir la letalidad. Los efectos y evolución de la enfermedad deben controlarse, para ello se suele recurrir a antiinflamatorios, indicaciones de reposo para el paciente y antipiréticos. Como tratamientos más profundos se sugieren el equilibrio electrolítico y las transfusiones de sangre -si hay hemorragias-, acompañadas por el control de número de plaquetas.

Por eso es importante que ante la aparición de síntomas, no te automediques y realices una consulta médica.

NOTAS RELACIONADAS
spot_img

MAS VISTAS

Secured By miniOrange