20.7 C
San Jorge
jueves, abril 18, 2024
spot_img
HomeRegionalesLas RosasLas Rosas: las obras del Centro de Desarrollo Infantil están demoradas

Las Rosas: las obras del Centro de Desarrollo Infantil están demoradas

Los trabajos se ejecutan con fondos nacionales. Gobierno reconoce que el contexto macroeconómico genera tardanzas en la ejecución de las tareas.

Por Pablo Amadei

16 meses después de que se abrieran los sobres de la licitación para la construcción del Centro de Desarrollo Infantil (CDI) en Las Rosas, la obra se encuentra prácticamente paralizada y sin certezas de cuándo podrían reanudarse los trabajos.

Las tareas están a cargo de la empresa ARCON Constructora SRL, se ejecutan con fondos nacionales y son supervisadas por el Ministerio de Infraestructura de la Provincia. Después de intensas gestiones, fuentes de esta área confirmaron a El Impreso del Oeste que “por el contexto microeconómico y dificultad en la provisión de materiales de parte de proveedores se generaron algunas demoras en la ejecución de los trabajos”.

Dichas “demoras” también obedecen a retrasos en el pago de los certificados que acreditan que los trabajos se están realizando. De hecho, la empresa recibió un anticipo para iniciar las obras y posteriormente le pagaron dos certificaciones 110 días después de ser presentadas, cuando la ley dice que el plazo máximo que el Estado tiene para cancelar estas obligaciones es de 60 días. Si tenemos en cuenta el nivel de inflación actual, la situación provoca el desfinanciamiento de las empresas y la necesidad de redeterminar el contrato, es decir pedirle al Estado más dinero del acordado para poder cumplir con lo pactado en el pliego. Como este redeterminación no siempre es inmediata y se hace en base a parámetros establecidos previamente, provoca una especie de circulo vicioso que en el mejor de los casos retrasa la ejecución de la obra y en el peor el abandono por parte de la empresa contratista.

Así está la obra

Si no fuera por el enorme cartel que hay en la esquina de Caseros y San Lorenzo describiendo lo que allí se construiría, no hay nada que indique que ahí se está realizando una obra pública que redundaría en políticas de asistencia para niños de 45 días a 4 años. La esquina parece un terreno baldío y lo único que remite a que alguna vez hubo trabajos son un par de caños sueltos y una estructura de cemento que parece ser el piso del futuro lugar. Hace rato que no hay presencia de obreros ni máquinas y de a poco los yuyos se fueron adueñando del lugar. El único movimiento lo ponen un par de perros callejeros que se escabullen entre el tejido perimetral buscando vaya uno a saber qué cosa entre el matorral.

Desde hace un par de meses la empresa está luchando para que el Estado recomponga el contrato adecuándolo a la realidad económica actual mostrando su disposición a continuar con los trabajos. Así lo hizo saber en una nota enviada al Ministerio de Infraestructura de la provincia, solicitando la redeterminación de precios. Esto se debe a que la fórmula automática que se utiliza para actualizar los valores ha quedado totalmente desfasada frente los índices de inflación, lo que provoca graves problemas financieros para las constructoras.

Ante esta situación, el Intendente de Las Rosas Javier Meyer expresó su preocupación por los retrasos y recordó que la Municipalidad ya invirtió más de 20 millones de pesos en infraestructura de obras complementarias como la pavimentación de las calles aledañas para que el CDI tenga la mejor accesibilidad una vez que estuviera terminado mas la conexión a la red cloacal, de agua y gas.

Un poco de historia

Para entender los plazos del CDI de Las Rosas, hay que remontarse al 7 de octubre de 2021. Aquel día estuvieron presentes en el Club Williams Kemmis, lugar donde se hizo la apertura de sobres del llamado a licitación, el Ministro de Desarrollo Social Danilo Capitani y el Intendente local Javier Meyer junto a otros funcionarios provinciales. La obra tenía un presupuesto oficial de casi 37 millones de pesos y se presentaron dos oferentes: ARCON Constructora SRL que cotizó $46.675.378,78, y ECSIN S.R.L. que lo hizo por $ 43.441.218,90. Es decir ambas ofertas estuvieron casi un 20% por encima del precio oficial.

Para que el CDI se emplazara en Las Rosas fue necesario que la municipalidad aportara el terreno. Por ello, como sucede en cada obra que se anuncia, lo que sobra es el optimismo de los funcionarios y las sonrisas fotogénicas. Así es que en aquel entonces Capitani declaraba a la prensa local: “El proyecto está pensado exclusivamente en la articulación y la vinculación que tiene que haber entre el gobierno de la provincia y cada uno de los municipios. Nosotros apostamos a esta vinculación más allá de las cuestiones partidarias. No nos importan los partidos políticos sino la gente que vive en cada lugar, en este caso los niños y las niñas que son el bien más preciado que tenemos y hay que cuidarlo y proteger sus derechos”.

Como los caminos de la obra pública en Argentina son casi kafkianos, los meses pasaban y la construcción del CDI no arrancaba. Así es que, en marzo del 2022, en una nueva visita de Capitani a Las Rosas, el ministro reconoció ante la requisitoria de la prensa local inconvenientes y demoras porque el presupuesto de las empresas oferentes había excedido el monto oficial. “Los recursos vienen de nación y el Ministerio de Infraestructura de la Provincia es el que lo lleva adelante.

Cuando las empresas superan el valor oficial de la licitación el recurso restante lo pone la provincia. La provincia no tenía presupuesto por lo tanto no podía disponer de obras nueva. Ahora que tenemos presupuesto, lo más probable es que se firme el decreto de adjudicación para que se firme el primer desembolso”, explicó.

Fue así que recién en mayo del 2022, es decir 7 meses después de aquella apertura de sobres, y con un presupuesto que a esa altura era de 45.275.117 pesos comenzaron las obras. Los trabajos demandarían 240 días, es decir que siendo optimistas y con viento a favor deberían haberse terminado en enero de este año.

Un coctel que puede ser mortal

La inflación y el atraso en los pagos son dos principales problemas que podrían comenzar a demorar o detener obras públicas en Santa Fe. Ya en noviembre del año pasado, hubo un llamado de atención cuando la Ministra de Infraestructura de la provincia, Silvina Frana, reconoció que había unas 30 obras paralizadas por el atraso de entre seis y ocho meses en los pagos que debe realizar el gobierno nacional para financiarlas. Esto había llevado reclamos de dirigentes de la Unión Obrera de la Construcción (UOCRA) porque las empresas no tenían fondos para pagar los sueldos.

Por ello, con una inflación cercana al 100% anual, cada llamado a licitación para la realización de obra pública es más una expresión de buenos deseos que otra cosa. Cuanto más se prolonga en el tiempo una obra, más lejano queda el precio original estipulado en el contrato inicial que las empresas suscriben con el Estado. Como las obras suelen iniciarse varios meses después de que se conoció a la empresa ganadora de la licitación, las constructoras suelen presentar ofertas que están por encima del monto original para no empezar perdiendo dinero. No es un secreto que quien celebra un contrato con la Administración Pública lo hace guiado por el propósito de obtener un beneficio económico.

De hecho, en el contexto actual de alta incertidumbre económica la situación se agudiza. Solo vale citar como ejemplo que el pasado 31 de enero, el gobierno provincial realizó la apertura de sobres para la construcción de una escuela pos pandemia en Rufino con un presupuesto oficial de 1.446 millones de pesos. Sin embargo, las dos empresas que se presentaron lo hicieron con ofertas de 2600 y 2200 millones, es decir un 80% más.

Otro elemento que complica la ejecución de las obras es la demora en lo que marca la ley para el pago de los certificados que permiten continuar con los trabajos. Si bien está estipulado en 60 días, este plazo suele alargarse hasta los tres meses. A esto se suma la necesidad constante que tienen las empresas de pedir redeterminación y renegociación de costos para actualizar el valor de los contratos de acuerdo a como avanza la inflación. Sin embargo, desde la Cámara de construcción alertaron que el sistema es lento e insuficiente y puede llevar al quebranto de empresas.

Muchas veces las empresas realizan esfuerzos para sostener el contrato financiándose con recursos propios. Pero está claro que esto solo puede ser afrontado por las grandes empresas mientras que las medianas o pequeñas experimentan una lenta e irremediable sofocación, quedando en grave riesgo de caer en cesación de pagos.

Qué pasa en la región

En otras dos ciudades de la región como Cañada de Gómez y El Trébol, donde Nación lleva adelante la construcción de sendos Centros de Desarrollo Infantil, las obras también se encuentran atrasadas respecto a los plazos originales, aunque no al nivel de Las Rosas. De hecho, en la capital del Departamento Iriondo se ilusionan con la posibilidad de que esté inaugurado después de mitad de año. Así lo manifestó la arquitecta Marcela Fassi, funcionaria municipal, quien aseguró que ya se hizo “toda la platea, las instalaciones cloacales que pasan por debajo de la misma y la estructura montada con perfilaría de hierro”. De acuerdo a la profesional en estos días se estaba armando el techo y después vendrá la parte de colocar las placas. Las obras son ejecutadas por la firma rosarina Bordón
Arquitectura SRL.

Por su parte en El Trébol la obra también muestra avances en su estructura. La misma está emplazada en el predio del Centro de Acción Familiar Nº 17 por lo que una vez finalizada funcionará como una ampliación de éste.

Qué son los Centros de Desarrollo Infantil

Los CDI son resultados de un trabajo conjunto de los Ministerios de Obras Públicas y de Desarrollo Social de la Nación, que en una primera etapa anunció unos 300 centros en todo el país, con el objetivo de reducir las brechas existentes de pobreza, género e inequidades territoriales. 

En Santa Fe, se proyectó la construcción en una primera etapa de nueve espacios educativos a ejecutarse en diferentes localidades: Rafaela, Reconquista, Vera, Tostado, Gálvez, Las Rosas, El Trébol, Fighiera, y Cañada de Gómez. Asimismo, en una segunda etapa, se licitarán en Capitán Bermúdez, Gato Colorado, Pérez, Rosario, Santa Fe y Villa Gobernador Gálvez.

Estas unidades educativas cuentan con una superficie de 220 metros cuadrados, e incluirán a niños y niñas de 45 días a 4 años de edad, que funcionarán en dos turnos con capacidad de albergar 48 personas por turno, para recibir asistencia nutricional, estimulación temprana y psicomotricidad. El prototipo diseñado por equipos del gobierno nacional se desarrolla en un solo nivel con una circulación principal que estructura las distintas actividades.

Cada espacio educativo cuenta con un área de administración con baño privado; cocina y depósito con ingreso propio para proveedores y personal; una sala maternal (de 45 días a 1 año) y lactario; una sala de deambuladores (1 año a 2 años); una sala de 2 años a 3 años adaptable para funcionar como comedor; una sala de 3 años a 4 años adaptable para funcionar como comedor; un bloque sanitario para infantes, además de un sanitario específico para personas con movilidad reducida; y patios internos que tendrán espacios lúdicos y juegos infantiles.

NOTAS RELACIONADAS
spot_img

MAS VISTAS

Secured By miniOrange