14.4 C
San Jorge
sábado, abril 20, 2024
spot_img
HomeSaludCuidado PersonalLavanda: beneficios y usos terapéuticos de una flor bonita

Lavanda: beneficios y usos terapéuticos de una flor bonita

Utilizada desde hace años por sus cualidades aromaterapéuticas, la planta de lavanda es una aliada para tratar diferentes cuestiones de salud física y emocional y además es una de las estrellas de la cosmética comercial y natural.

Por Chama M. Nóbile

Todos la conocen. Se trata de un arbusto de hojas verde grisáceas y flores violetas que tienen un aroma muy sutil y florece desde mediados del verano hasta principios del otoño.  Es un arbusto que alcanza entre 50 y 80 centímetros de alto, es muy resistente a la sequía y se adapta a suelos rústicos y pobres en humus. Con ustedes: la lavanda. 

Tiene diversos tipos, siendo la Lavandula angustifolia o vera la más requerida por los perfumistas por la fina calidad de su aroma, mientras que otros tipos se utilizan para la extracción de aceites esenciales o para la comercialización de sus flores secas. Los conocedores afirman que existe una relación entre el aroma que tienen las flores y las hojas: a mayor aroma en las hojas, menor calidad de perfume en las flores y viceversa. 

La medicina popular emplea tallos, hojas y flores por vía oral y tópica para combatir diferentes dolencias. 

Para trastornos nerviosos como ansiedad, insomnio o palpitaciones, en forma oral se trata con la utilización de sus flores en infusiones o mediante la ingesta de gotas de tintura madre de lavanda, diluidas en agua. También el uso de aguas de colonia, perfumes, jabones, sahumerios, velas aromáticas y bálsamos elaborados con aceites esenciales otorgan sus cualidades aromaterápicas y sedantes para favorecer la relajación y disminuir el stress. Como el aceite esencial de lavanda es uno de los pocos que pueden aplicarse puros sobre la piel, se pueden usar una o dos gotas en cada muñeca. De esta forma su efecto sedante se duplicará ya que ingresará rápidamente al torrente sanguíneo y su aroma también pacificará a través del olfato. 

La ingesta de tés o tinturas madre ayuda además con dolores de origen estomacal (efecto antiespasmódico y carminativo –previene y ayuda a eliminar gases-) y como emenagogo (es decir que provoca o favorece la menstruación). 

En forma de compresas, cremas, ungüentos y linimentos de uso tópico y sales de baño o flores en el agua de la bañera, se usa para mitigar dolores reumáticos. 

Por su acción balsámica y expectorante las flores se hierven para realizar inhalaciones y vahos para casos de laringitis, bronquitis, catarros y resfríos. 

La lavanda también es un excelente repelente de insectos. Su uso más frecuente es el de sus flores secas distribuidas en bolsitas de tela en armarios y roperos para ahuyentar a las polillas. También su aceite esencial se puede combinar con otros para repeler mosquitos y moscas y además hay quienes afirman que los temibles alacranes no se acercan a menos de metro y medio de estas plantas, por lo que es muy conveniente tenerla cerca de puertas y ventanas. 

Pero sus cualidades no terminan allí ya que también es un poderoso desinfectante ecológico de superficies. Además, la lavanda es antimicótica, antiinflamatoria y antipruríginosa. 

Aliada en la cosmética 

Quienes elaboran cosmética natural conocen de sus múltiples beneficios. A los ya mencionados se agrega que la lavanda tiene efectos benéficos sobre la robustez de la fibra capilar, favoreciendo el crecimiento del cabello y evitando su caída. También alivia la caspa. Por esa razón es un componente frecuente en champús o tónicos capilares junto al romero y la ortiga, entre otras plantas. 

Hay quienes se animan y mezclan las flores de lavanda en recetas de pastelería para elaborar masitas o tortas. 

Preparaciones caseras 

Como desinfectante: Dos puñados de flor seca en un litro de líquido (mitad agua destilada y mitad alcohol de farmacia). 

Para aliviar picaduras y hongos de la piel y uñas: Un puñado de flor seca macerado por 15 días en ¼ de litro de aceite de oliva, alivia las picaduras de insectos. Este oleato también puede usarse en casos de pie de atleta. 

Uso interno: recomendado para trastornos nerviosos (ansiedad, dificultad para dormir y palpitaciones); malestares estomacales; trastornos menstruales; catarros, resfríos y bronquitis. La infusión se prepara con una cucharada de flores y hojas para un litro de agua recién hervida: beber una taza tres veces al día hasta que el problema disminuya.  

Uso externo: para vahos (inhalaciones) preparar una decocción o cocimiento con una cucharada del vegetal (tallos, hojas y flores) para un litro de agua, calentar hasta que entre en ebullición y luego inhalar varias veces mientras el vapor se desprende. 

Dolores reumáticos y baños relajantes: Se prepara con dos a cinco cucharadas de flores para 20 litros de agua caliente o bombas de sales de baño con aceite esencial de lavanda.  

Precauciones: tener cuidado cuando se usa junto a medicamentos antidepresivos y sedantes. Almacenar protegido de la luz y la humedad. Estos productos tienen el carácter de auxiliares sintomáticos y no reemplazan lo indicado por el médico en el tratamiento de una enfermedad. Al consultar al médico infórmele que está usando esta hierba medicinal. Evite la preparación con utensilios de aluminio.

NOTAS RELACIONADAS
spot_img

MAS VISTAS

Secured By miniOrange