21 C
San Jorge
lunes, abril 22, 2024
spot_img
HomeSaludAlimentación autodirigida

Alimentación autodirigida

Por Elisa Ridolfo, musicoterapeuta, doula y especialista en crianza

En 2002 las recomendaciones de numerosas sociedades científicas para el inicio de la alimentación complementaria cambiaron, y la sugerencia empezó a ser iniciar la alimentación complementaria a partir de los seis meses.

Un bebé de seis meses ha adquirido habilidades neuromotoras más desarrolladas que uno de cuatro: puede tomar cosas con sus manos y llevarlas a la boca, perdió el reflejo de extrusión, tiene el tronco más erguido, algunos ya se desplazan, ven mucho mejor el mundo porque poseen más alcance y descubrir les apasiona. En base a esto y a la experiencia de malnutrición mundial, familias y profesionales comenzaron a cuestionarse la alimentación basada en papillas y dirigida por el adulto. ¿Puede un bebé ser obligado a tomar el pecho si no lo desea? ¿Puede tomar leche de la mamadera si no tiene hambre? La respuesta es no. Y la conclusión es que los bebés se autorregulan naturalmente sin que les enseñemos.

¿Cómo comemos los adultos? ¿Nos autorregulamos? ¿Podemos diferenciar el hambre del placer cuando estamos frente a un plato de papas fritas?

Debido a que estamos frente a un momento mundial de graves deficiencias a nivel alimentario, surge en respuesta a esto que el primer contacto con la alimentación complementaria sea basado en la autorregulación y en alimentos reales. De esto se trata Baby Led Weaning (BLW) y se traduce como “destete dirigido por el bebé” (destete no es la traducción literal ya que se refiere a por incorporar otros alimentos aparte de la teta).

Esto no es una moda ni un método, no es nada nuevo, esta forma implica empezar a desestructurarse, a disfrutar, a percibir al bebé como persona y parte de la familia, y que el comer sea un momento de experimentos y disfrute.

BLW plantea: sentar al bebé a la mesa con toda la familia, que no haya un tiempo diferente para que coma. Ofrecer al bebé las mismas comidas adaptadas a su desarrollo. Permitir que se alimente por sí solo, usando las manos o los cubiertos, según la edad. Recordar que la leche materna es la base de la nutrición durante el primer año de edad y no espaciar tomas para que coma.

Aclaración importante: si el bebé no logra llegar a la postura de sentado por sus propios medios no debemos sentarlo, así que se sugiere que la alimentación inicie en el plano en el que el bebé puede estar. Una vez que solo pueda sentarse ahí va a estar preparado su cuerpo para mantenerse en la mesa compartida.

Si quiero sentarlo porque no me da tranquilidad que coma en el suelo, debo sentarlo sobre mi falda y con su espalda apoyada en mi pecho para aliviarle la tensión, yo debo sostenerlo. No lo coloques en sillita ya que se le exige mantener una postura para la cual todavía no está preparado.

El BLW apunta a que el bebé inicie su alimentación complementaria en una forma respetuosa de sus tiempos y de sus ganas de comer, ofreciendo alimentos sanos y adaptados a su edad.

Si querés saber más te sugiero profesionales idóneos en el tema para que sigas en redes sociales y encuentres muchísima información: Sabrina Critzmann, Luisina Troncoso, Caro Horvath (ig mamasabebien) ig Docnayblw. Hay mucha información que circula en las redes sociales, aquí van a encontrar datos confiables y seguros.

NOTAS RELACIONADAS
spot_img

MAS VISTAS

Secured By miniOrange