15.5 C
San Jorge
martes, abril 16, 2024
spot_img
HomeGéneros“Demostré que sigo siendo yo en mi esencia”

“Demostré que sigo siendo yo en mi esencia”

Francisco Camusso, un chico trans oriundo de San Jorge contó su experiencia en el marco de los 10 años de la ley de identidad de género

Por Manu Abuela

El 9 de mayo de 2012 se sancionó la ley N° 26.743 de identidad de género en la Argentina, una medida pionera en el mundo, que fue producto de una larga lucha del colectivo LGBTIQ+ del país.

Según esta normativa, se define identidad de género a la vivencia del género que cada uno, de forma individual, experimenta. Ésta puede estar en consonancia o no con el sexo asignado al nacer. A la vez, la identidad de género puede involucrar o no modificaciones corporales, tales como procesos de hormonización, cirugías, entre otras.

El gran aporte fue que las personas pudieron empezar a llamarse de acuerdo a cómo se reconocen elles mismes y, en torno a su identidad, poder desarrollar su vida y que las demás personas los reconozcan de ese modo.

Gracias a esta ley muchas personas modificaron su nombre en su DNI. Fueron casi 13 mil personas en todo el país y más de 1.500 en nuestra provincia.

Una de esas personas fue Francisco Camusso, un joven trans que nació en San Jorge, orgulloso de su identidad de género y miembro activo de la comunidad trans provincial, que lucha día a día por abrir cabezas y construir derechos.

¿Qué te genera saber que la ley ya tiene 10 años de vigencia?

Una alegría inmensa. El cumplimiento de los 10 años del derecho a la identidad de género me da felicidad porque le da visibilidad al colectivo. Aunque, por supuesto, falten algunas cuestiones por pulir dentro de la ley misma, nos pone en un lugar que antes no teníamos, en términos institucionales, sociales y culturales.

¿Creés que todavía recaen sobre las personas trans prejuicios, que devienen en desigualdades?

Si, hay muchísimos prejuicios. Por ser un varón trans te consideran “menos hombre”. Tanto para los varones como para las mujeres, es como que nos meten a todos en la misma bolsa y por ser trans sos mala persona o estás mal. Es menos que antes, pero sigue existiendo. La gente te mira raro o se sorprende cuando le decís que sos trans.

¿Recordás las primeras veces que sentiste que tú identidad de género no coincidía con tu sexo asignado al nacer?

Siempre me pasó de verme y no entenderme. Estaba bien con quién era, pero no podía imaginarme en un futuro siendo una señora, no veía mi vida más allá de lo que era hasta ese momento.

Y bueno, cuando empecé a entender que ésto era lo que quería o que me sentía más seguro de mí, más cómodo, empecé a luchar por eso. Pero al principio fue complicado, hasta yo mismo tenía prejuicios y miedo de quedarme solo, de no recibir apoyo, esas cosas que uno se imagina pero que después por suerte quedó solo en eso, en un prejuicio. Y logré muchas cosas, como respeto, y demostré que es sólo una apariencia, que yo sigo siendo yo. “Lo esencial es invisible a los ojos”, ¿No?

¿Cómo se dio el proceso de cambio de género?

Yo no entendía muy bien qué era lo que quería. Muchas veces me miraba al espejo y decía “cómo me gustaría ser un chabón”, cosas que uno desea y piensa cuando se mira. Pero en 2017 fue cuando empecé a investigar, a conocer gente, a hablar con personas que estaban en tratamiento y me di cuenta que no era algo tan terrible, ni raro. Pensaba que la gente me iba a mirar raro en la calle, pero no.

Por eso empecé con la hormonización el 21 de diciembre de 2017. A partir de ahí, noté cambios grandes que me hacían sentir mejor, más seguro, más tranquilo. A empezar a verme de la forma que yo quería y empoderarme por eso.

Después decidí hacerme la mastectomía, el 16 de enero de 2019. Nunca me gustaron mis pechos, por eso era lo principal que quería del tratamiento. Y me di cuenta que era realmente lo que quería. Es una lucha, es un camino, es un proceso que te va llevando con el tiempo. A algunos les cuesta más que a otros, pero yo en particular me empoderé mucho y no me cuesta enfrentarme a quién soy, estoy bastante seguro de mí mismo.

¿Sentís que las personas te tratan diferente ahora, que vivís en coherencia con tu identidad de género?

Sí, noté la diferencia de cómo me trataba la gente antes y cómo ahora. Ahora me siento muy plantado, re seguro de mí mismo. Quizás tenga que ver con cómo me autopercibo, pero también se nota mucho la diferencia del trato de la gente en general hacia los hombres y hacia las mujeres. Muy desigual, muy loco.

¿Qué le dirías a una persona que está pasando por el proceso que vos hiciste?

Le diría que nunca desista de sus sueños. Siempre lo mejor para uno es buscar el lado que te da alegría y felicidad. Que no lo frenen los prejuicios. Que no deje de hacer sus cosas por lo que van a pensar o van a decir, porque el único que dicta en la vida es uno mismo. Dejando lo que uno siente por lo que los demás quieren dejamos de lado la felicidad. Pero si nos damos cuenta que lo que queremos es lo que nos hace felices, vamos a lograr cosas muy grandes, mucho más allá de lo que esperamos.

NOTAS RELACIONADAS
spot_img

MAS VISTAS

Secured By miniOrange